9 de Julio 279 | CP:4000 | San Miguel de Tucumán | +54 (0381) 450 2600

Los peligros de Automedicarse

¿Por qué no debemos automedicarnos?

¿Has tomado medicamentos de manera libre y sin consultar con tu médico? ¿Has usado una receta médica antigua para seguir un tratamiento que crees te ayudará con algún tipo de malestar? Si tu respuesta es afirmativa, te has automedicado, una práctica que, aunque es muy común, puede tener efectos negativos y hasta peligrosos para tu organismo.

Este es uno de los problemas de salud pública que más preocupan a las autoridades sanitarias por sus consecuencias. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 50 % de las medicinas se formulan, entregan o venden de forma inadecuada. Asimismo, casi la mitad de las personas no siguen los tratamientos como el médico se los recetó o toman medicamentos inapropiadamente.

Conoce más sobre el tema y adopta prácticas responsables con tu salud y la de los seres que quieres en distintos ámbitos, desde el hogar hasta el sitio de trabajo.

¿Qué lleva a una persona a automedicarse?

Recurrir a analgésicos de venta libre para aliviar un dolor de cabeza y otras dolencias menores no está mal. No obstante, muchas personas buscan tratar otros malestares más delicados acudiendo a medicamentos que les han recomendado o que búsquedas en internet les sugieren.

La recomendación es que antes de tomar cualquier medicina consultes a un médico para que te prescriba la indicada y la dosis necesaria según sea el caso.

Efectos negativos de automedicarse

Los analgésicos y los antibióticos se han convertido en los medicamentos más utilizados sin asesoría o guía médica. El consumo de estos últimos por parte de pacientes que no cuentan con diagnósticos infecciosos tiene en vilo a los científicos del mundo pues la cura puede resultar peor que la enfermedad.

Al tomar medicinas sin control te expones a riesgos como:

  • Reducción en la efectividad de los medicamentos al ser usados para casos en los que no es necesario.

  • Intoxicación y efectos secundarios perjudiciales para la salud. Hay medicinas que no se deben usar por condiciones médicas previas (si la persona sufre de la presión, por ejemplo) o si la mujer está embarazada o lactando.

  • Desarrollo de resistencia al medicamento, sobre todo a los antibióticos, pues al usarlos de manera descontrolada los microorganismos que provocan la enfermedad pueden volverse más fuertes y no ser eliminados con el tratamiento, por lo que el malestar persiste.

  • Un medicamento tomado equivocadamente podría enmascarar síntomas claves para el diagnóstico de enfermedades

Tu botiquín en orden

Tener medicamentos en casa es muy usual pero, ya sean de venta libre o con prescripción médica, es importante saberlos almacenar. Para esto ten en cuenta:

  • Lee las etiquetas para ver las instrucciones del fabricante sobre su almacenamiento.

  • Guárdalos en un contenedor plástico con tapa.

  • Asegúrate de no almacenarlos en lugares como el baño o la cocina porque la humedad podría afectarlos. Lo ideal es tenerlos en lugares limpios, secos, frescos y sin exposición directa al sol.

  • Mantén tu botiquín fuera del alcance de los niños.

  • Verifica las fechas de vencimiento. En caso de tener algún medicamento vencido, llévalos a puntos de recolección oficinales para su disposición final.

2018-08-24T12:20:15+00:00